¡REDES CALIENTES, REDES IRRESPONSABLES!

ClaroClarito:

¡REDES CALIENTES, REDES IRRESPONSABLES!

Por: Mabel Morales Polo*

Sin lugar a dudas, aquí tenemos la precisión certera para suministrar material fuerte a la opinión. Ocurre desde hace años, con buenas y malas noticias: Entre las primeras, el Junior, nuestro Carnaval y reinas, la Selección Colombia y entre las otras: grandes crímenes, escándalos electorales, magnicidios y atentados terroristas. pero ahora -como andamos globalizados y al día con la tecnología de punta, estamos haciendo actualidad inmediata, de esa que se consume masivamente, como pan caliente, que es el caso de las Redes Sociales. Aludo directamente a tres casos: el fogoso educador Prasca Muñoz, rector de Antiatlántico, al imprudente intendente de Tránsito, Altamiranda y la voluptuosa, emprendedora, magnífica bailarina y ex Señora Colombia, mejor conocida como La Valdiri.

Vamos en orden cronológico, no de temperatura horizontal, aun cuando creo que este caso es el más ardiente. De entrada, descalifiqué públicamente a los colegas que se atrevieron a decir que Carlos Prasca, había incurrido en acoso sexual. Me parece descabellada tal afirmación, porque la supuesta alumna de ingeniera industrial, de quien solo se dice que es Daniela, ni siquiera sabemos si existe, nadie la identifica. Ella no ha dicho ni mú, ni pio, no ha emitido ninguna voz animal. Sin embargo, por los audios que circulan, la susodicha está es para gritar de dolor, ante las pretensiones del magister en Administración Educativa. Ahí lo que hay es – si es que los hechos se concretaron- son unos encuentros consensuadlos, entre un señor de color verde y una mayor de edad, que, al parecer, ejecuta su Modus Operandi. ¿Cuál acoso?

La Sala Penal de la Corte suprema de Justicia aclara que ese tema no ha sido objeto de análisis detenido por parte de la corporación. En nuestro país, tal delito está contenido en la ley 1257 de 2008 y sus precisiones, aún se encuentran en construcción. Prasca no acosó, Prasca convocó. Hizo una solitud a una mujer mayor de edad. Claroclarito de lo que sí estoy segura es que el rector, dada su investidura y gran cantidad de malquerientes, sumado al ingrediente político _como cualquier otra figura pública_ está expuesto en una vitrina y por eso, debe ser muy cuidadoso con su conducta privada, con su vida sexual, Fue demasiado ingenuo tomarse o dejarse sacar fotos “encuero”, en un motel y al lado de una tanguita brasilera de color rosado fosforescente. Se necesita ser muy pendejo para dar tremendo papayazo. ¡Esa fruta no se da ni en jugo! Ahora bien, tirándomelas de investigadora virtual, lo que encontré en Facebook, fueron unas cuentas piratas, donde evidentemente se busca destruir, descalificar y atacar, no solo a Prasca, sino peor, a la Universidad del Atlántico y eso me parece fatal. Desconocer que, en torno a ese centro de formación de tanta importancia para nuestra región caribe, hay juegos de poder, envidias, inquina política; sin descartar pagos a terceros para hacer daño y maldad, seria ignorar una gran realidad frontal. Lo confirma el hecho de que unos

estudiantes que tenían montado un puesto de dulces a la entrada de la universidad y quienes supuestamente, son amigos del rector, fueron víctimas de una acción vandálica: les quemaron los insumos del negocito, de donde sacaban para transporte y fotocopias. Todos tenemos derecho a la intimidad y la de Prasca, a pesar de todo indica que es bien agitada, no la supo preservar. En estos momentos, con la lupa de la Procuraduría encima, a Prasca, le toca poner, no el trasero, sino el pecho al viento y demostrar que fue víctima de “un falso positivo sexual”. Tiene que hacerlo para que no sigan pidiendo su cabeza y afirmando que Verano y Char, le recomendaron que esperara que bajara la fogosidad y le dijeron ante sus intenciones: ¡Fresco, llave, no renuncie! Ah y también debe exigir entrega de celular antes de la faena.

Siguen la calentura…Pasemos del salón de clases a la formación policial. La oxigenada rubia y amante del intendente de Transito, Leonardo Molinares, seguramente no sucumbió ante el emocionante fetiche de tener sexo con uniforme. Se dejó tomar fotos con la chamarra donde se lee Claroclarito, el nombre de su dueño. Por cosas de archivos no bien eliminados -no solo las tomas, sino el angustioso llamado de la mujer, tras el bochinche que se le armó con la publicación, son la comidilla de todo el país. Para rematar, un espejo del cuarto del motel, escenario de la hazaña, permite ver no solo el descomunal trasero de la protagonista sino, que se refleja, escenas de porno del televisor empotrado en la pared. Al hombre lo investigan y la mencionada institución, que ya carga encima señalamientos de mal comportamiento sexual de parte de sus integrantes, seguramente lo echará. Irrespetó el uniforme con sus agitados servicios y seguramente, también lo abrirá su esposa. Aprendan señores policías, ni siquiera con “la propia”, el uniforme se usa para eso y bueno: ¡Si se toman fotos, sepan borrarlas, porque todo queda disponible en “la nube”! Mientras tanto, los periodistas – que ahora es cualquiera y todo el mundo- caen en juego del amarillismo, dando espectáculo al circo de la banalidad y subiendo a la tarima de la actualidad, el mal gusto y las miserias humanas.

Para cerrar al rojo vivo, la última es la de Andrea Valdiri. la “dura influencer”, modelo, comerciante, emprendedora, bailarina, ex Señora Colombia y también ex de Michael Ortega, el futbolista tomasino, que ahora juega en Baniyas, Liga del Golfo de los Emiratos Árabes. Precisamente una foto con él, en acto íntimo y en posición de dominio de la jugada, por parte de ella, es la sensación del momento de estas redes calientísimas, como tizón de asado. ¡Que, si la foto la puso a circular el centrocampista, ardi´o porque su ex tiene nuevo novio, con más pinta y plata! Otros sostienen que las lágrimas de la dura Valdiri, gimoteando en un video, son de puro cocodrilo y que lo que busca es promocionarse por su futuro como cantante reguetonera. Eso es noticia que echa humo, de primera plana, porque salen a borbotones hirvientes, los memes, chistes, comentarios y burlas, pero también voces de aliento y respaldo. Entonces aumentan los seguidores, lectores y oyentes. Yo creo que Valdiri no debe preocuparse, sino por explicarle a su hija y a su familia; ahora le van a llover más contratos. El tiempo es un buen consejero y, además, la

foto es artística, tiene tan buena producción y ella registra súper, que ya quisieran todas verse así en tales menesteres.

Y hasta la atlanticense Reina Nacional del Arroz, Astrid Chimá, coronada en AguaAzul, Casanare, el pasado 14 de enero, cayó en las redes: el exnovio le publicó una foto, donde la pelada, mamando gallo, se baja el panty y le pela las nalgas. Asegúrense muy bien de que, si zafan a alguien, no les tenga por ahí un guardadito.

¡Que Prasca, el intendente Altamiranda, la Valdiri y todo el mundo, sigan en lo suyo, con sus gustos, prácticas y acciones! Eso sí, pilas, más cuidado y protéjanse, no solo con condón, sino de la maldad y la exposición mediática. Lo que debemos plantearnos los comunicadores es un debate acerca de lo que nos toca y corresponde, porque si es cierto que eso es lo que hay, que eso es lo que está pasando, no debemos olvidar el compromiso para hacer un periodismo serio, responsable y respetuoso para con los protagonistas, los que nos siguen y nosotros mismos.

*Postre 1:

Solo en mayo o junio, será cuando Cambio Radical diga cuál es su candidato a gobernación del Atlántico. Lo de Montería con Pumarejo y Varela apenas es un ejercicio con el líder del Centro Democrático.

* Postre 2:

Mientras se resuelve lo de Maduro, que puede caer como guineo ídem, apoyemos a Monómeros Colombo-Venezolanos, que es tan Barranquillera como Bocas de Ceniza.

* Postre 3.

La izquierda, alternativos o humanos aquí en Barranquilla, tienen tremenda pelotera interna por candidaturas a las elecciones de octubre ¿Juego de egos y vanidades, pero hay votos?

Entradas recomendadas

1 Comentario

  1. Excelente artículo. Resalto tu objetividad y seriedad. Ejemplar!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *